Lucha contra el Cinismo; Elige el Optimismo.

¿Las revisiones de rendimiento, la fijación de objetivos y el cambio en el trabajo te hacen sentir cínico? No estás sola. Y para algunos de nosotros, el estado del mundo últimamente también puede aumentar nuestro cinismo. Incluso si no empiezas siendo cínico, estar rodeado de cínicos puede reducir tu perspectiva.

¡Pero dejarse cinar puede ser peligroso para su salud! La ciencia es clara: el cinismo puede ser malo para su salud, incluso aumentar el riesgo de demencia! El cinismo disminuye el estado de ánimo, disminuyendo el bienestar general. En numerosos estudios, la infelicidad o el bajo bienestar están relacionados con una menor eficacia del sistema inmunitario y una menor salud general. Las personas infelices aparecen en las salas de emergencia con más frecuencia y en el trabajo con menos frecuencia. El optimismo, por otro lado, está asociado con niveles más altos de felicidad y salud.

Sé optimista activamente.

Para contrarrestar el cinismo, los científicos recomiendan ser «activamente optimistas». Esto significa trabajar para superar nuestro «sesgo de negatividad» humano natural, prestando atención a lo positivo y esperando lo mejor. La mejor manera de hacer esto variará de persona a persona porque todos somos únicos. De acuerdo con los datos científicos, estas tres técnicas pueden funcionar bien para la mayoría de nosotros:

1. Anota tu mejor futuro posible. Cuando escribes tu mejor futuro posible en el trabajo, aumentas tu optimismo, lo que aumenta la felicidad, lo que a su vez aumenta la salud en general. La palabra posible es importante porque los planes inalcanzables no mejoran el estado de ánimo. Si escribes que serás el mariscal de campo de tres equipos diferentes de la NFL en 2017, ¡es poco probable que esa pequeña fantasía te traiga optimismo real!

2. Sonríe más y saluda con frecuencia; practica la regla de 10-5. Ser amigable y estar conectado con los demás es una excelente manera de mejorar el estado de ánimo y, por lo tanto, reducir el cinismo. Para hacer esto, sonríe a cada persona que camines a menos de 10 pies de ti y saluda a cada persona que se acerque a menos de 5 pies de ti. Es posible que te sientas incómodo al principio; prueba esto durante un día de trabajo completo y observa cómo se ve afectado tu estado de ánimo.

3. Sorprende a los demás con amabilidad. Es casi imposible ser generoso y cínico al mismo tiempo. Así que intenta realizar algunos actos de bondad al azar: deje el cambio en una máquina expendedora, deje una nota anónima de aliento, comparta su almuerzo o refrigerios con un amigo hambriento, o pague por la persona que está detrás de usted en la fila; ¡sea creativo con su amabilidad!

Compartir: ¿Cómo elegir el optimismo sobre el cinismo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.