La Sinagoga de Curaçao: Un Tesoro Caribeño en las Arenas del Tiempo – B’nai B’rith International

«A mediados de la década de 1700 había alrededor de 1.500 judíos en la isla», dijo Gomes Casseres. «Esta era una comunidad judía ortodoxa sefardí muy vibrante. En 1731 decidieron que el edificio que había aquí no era suficiente para la creciente población. Así que este edificio fue encargado e inaugurado en 1732. Me gusta decir cuando hablo con visitantes estadounidenses que esto significa que es 44 años mayor que los Estados Unidos.»(El nombre de la calle sinagoga, Hanchi Snoa, es una combinación de Hanchi, el Papamiento, o lengua criolla local, palabra para callejón o carril, y Snoa, una abreviatura de Esnoga, una antigua palabra ladina para sinagoga.)
A excepción de algunos cambios, incluida una renovación de 1974, el edificio hoy es como era hace 285 años, dijo Gomes Casseres. «Está establecido de la misma manera que se establecen las sinagogas sefardíes», dijo. «El bimah está en el centro con los asientos a ambos lados. Bajo el reloj, en una sección elevada, están los asientos para la junta; en esos años, hasta mediados del siglo XIX, la junta era más que simplemente el gobierno de la congregación. En realidad, podía mediar no solo en asuntos entre judíos que afectaban a la congregación, sino también como jueces en casos civiles. No solo estaban sentados más arriba, sino que están justo en las ventanas, y cuando las ventanas se abren es la parte más fresca de la sinagoga.»
Las vidrieras azules proporcionan un hermoso brillo azul. La madera oscura de la bimá, los bancos y el arca es de caoba, y la mayor parte se remonta al comienzo de la sinagoga. Todas las relucientes lámparas de cobre se remontan al menos a los inicios de la sinagoga y la más cercana al arca es probablemente del edificio anterior. «Un barco con todo el material necesario para la sinagoga fue cargado en Holanda y navegó hasta aquí», dijo Gomes Casseres.
Quizás la característica más famosa de la sinagoga es su suelo de arena. (Varias sinagogas caribeñas, incluida una en St. Thomas en las Islas Vírgenes, tienen tales pisos. Hay desacuerdo sobre lo que significa la arena. Algunos creen que representa el desierto por el que viajaron los judíos cuando huyeron con Moisés de Egipto y se dirigieron a la Tierra Prometida. Otros dicen que es un recordatorio de la Inquisición, cuando los judíos que tenían prohibido practicar su religión celebraban servicios secretos en sus sótanos, cuyos pisos eran de tierra o arena para amortiguar el sonido.
En la década de 1850, la sinagoga se mantuvo ortodoxa, pero el movimiento de Reforma que había comenzado en Alemania y se había trasladado a otros lugares de Europa y a los Estados Unidos estaba comenzando a extenderse. «A los jóvenes que estudiaron en Holanda y otros lugares les gustaron esas ideas y regresaron y comenzaron a exigir cambios en el ritual, pero el poderoso rabino y la junta directiva eran muy ortodoxos y dijeron que no había modernizaciones ni reformas», dijo Gomes Casseres. «Así que en 1863, se produjo un cisma. Los miembros más jóvenes se fueron y formaron el Templo Emanuel.»
Que el templo puso en un órgano. «Y la gente de allí dijo que es divertido tener un órgano», continuó. «Así que los miembros de esta congregación decidieron que también querían un órgano. Pero la junta lo vetó, y más miembros comenzaron a ir a Emanuel. Así que finalmente, en 1869, Mikvé Israel instaló un órgano» en lo alto de la entrada.
El órgano también cambió un poco la arquitectura del edificio. «En 1732, teníamos un balcón solo en el lado derecho de la sinagoga», frente al arca, dijo Gomes Casseres. «Era donde las mujeres se sentaban para los servicios ortodoxos. Pero cuando pusieron el órgano en el centro pensaron que pondrían un balcón nuevo allí. Pero luego se veía feo, en realidad solo teníamos dos tercios de un balcón. Así que lo pusieron en el balcón del lado izquierdo. Los balcones segundo y tercero se remontan a la década de 1860.»El órgano sigue siendo el original y, dijo, «Es uno de los cuatro o cinco órganos tubulares más antiguos fabricados en Holanda que aún existen.
En la década de 1950, las Congregaciones Mikvé Israel y Emanuel «comenzaron a darse cuenta de que no iba a durar mucho tiempo para cada una de ellas, porque ambas estaban perdiendo miembros y se estaban haciendo más pequeñas», dijo Gomes Casseres. «Lo sé porque mi padre, Charles Gomes Casseres, fue durante unos 20 años presidente de Emanuel. Ahí es donde crecí. Yo era reformista, no ortodoxo. Decidieron reunirse. Y en 1963, casi 100 años después de la fecha del cisma, inspirados por el rabino Simeón J. Maslin, nos reunimos.»Aunque sigue siendo una sinagoga sefardí, señaló, alrededor del 30 por ciento de sus miembros son ashkenazíes.
Fue Maslin quien propuso que la congregación recombinada se convirtiera en reconstruccionista, con su teología liberal. «Pero no somos exactamente reconstruccionistas», dijo Gomes Casseres. «El ritual de los servicios era muy importante para nosotros. Así que aunque somos miembros de la organización Reconstruccionista, usamos un libro de oración de Reforma. Siempre hemos usado yarmulkes.»Y un tallis es parte del servicio.
«Nos gusta llamarnos a nosotros mismos una organización criolla», dijo, lo que significa que son exclusivamente curaçao. «Una de las partes más bonitas es el servicio de la Torá, que se remonta a muchos siglos y es una combinación de portugués y hebreo. Todavía comienza con una bendición en portugués para la Casa Real de Orange en los Países Bajos, que básicamente nos permitió venir aquí en 1651 y tener libertad religiosa.»
El sitio de la sinagoga también incluye el pequeño Museo Histórico Cultural Judío dedicado a artefactos religiosos y culturales, entre ellos una reluciente Janucías de plata que se ha encendido cada año durante 300 años. El sitio está abierto a los visitantes de lunes a viernes, de 9 a.m. a 4:30 p. m.; la entrada cuesta $10. Los servicios de sábado, viernes de 6:30 a 7:45 p. m.y sábados de 10 a. m. a mediodía, están abiertos a los fieles, con vestimenta adecuada solicitada.
Gomes Casseres se tomó un momento para reflexionar más sobre el futuro de la congregación. La mayoría de la gente cree que los pisos representan a Moisés en el desierto o a judíos secretos durante la Inquisición. Pero para él, así como para Levy Maduro, hay una explicación más importante, una que ambos han propugnado a menudo.
» Hay otro que me gusta», dijo Gomes Casseres. «Tómalo por lo que vale. Es de Bereshit-Génesis – donde Dios le dice a Abraham que multiplicará a su pueblo como las estrellas del cielo y las arenas de la orilla del mar. Para mí, esa es una razón significativa.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.