Debes aprender a vencer la tentación

Compartir:

Cuando cedemos a la tentación, Dios no oirá nuestras oraciones. Satanás sabe eso, y esta es una razón por la cual trabaja tan duro tentando a los cristianos para que pequen.

La Arquidiócesis de Guayaquil compartió un nuevo mensaje, en el cual se indica que las tentaciones del dominio, la gloria y el placer nos advierten que podemos arruinar nuestras vidas si no seguimos el ejemplo de Jesús.

La primera tentación ofrece a Jesús algo aparentemente bueno: «Si eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes». Pero Jesús responde de un modo categórico: «No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de boca de Dios».

¿Qué nos enseña Jesús?

Jesús nos enseña:

a) que el poder de Dios no está al servicio de los intereses o deseos del ser humano.

b) que las necesidades no son sólo materiales.

Tentaciones humanas

La tentación de manipular a Dios o de ponerlo a nuestro servicio es muy frecuente. Unas veces, mediante la súplica; y otras, exigiéndole que obre de una manera u otra según nuestra conveniencia.

Las necesidades humanas, del mismo modo, no son solo corporales, sino también afectivas, sociales y espirituales, como la dignidad, el respecto, el aprecio, la justicia, la solidaridad y el perdón. La satisfacción solo del bienestar material, mediante un consumismo sin límites, nos puede conducir al sinsentido de la vida; una prueba de ello es el suicidio de muchos jóvenes. Jesús, por ello, nos invita también a saciar el hambre de amor, de amistad, de solidaridad y de compasión.

¿Puede satanás obligarnos a pecar?

No, no puede. Satanás puede tentarnos para que pequemos, pero no puede obligarnos a pecar.

Recuerda

TODO CRISTIANO DEBE APRENDER A VENCER LA TENTACIÓN, porque seremos tentados. Pero, por la gracia de Dios, podemos vencerla.

  • Lee también sobre: Jesús: El gran promotor de la dignidad de la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.